Y escuché lo que decía mi corazón.

Empiezo esta nota desde el final, porque me aburre leer toda la historia para llegar al inesperado desenlace, el buscado secreto o el conmovedor “fin”. Sin embargo, esa misma velocidad con la que quiero obtener las cosas, muchas veces no me dejaba ver lo que pasaba alrededor; no me dejaba contemplar el camino.

Desde pequeño, siempre me gustó dibujar. Participaba en concursos de dibujo todo el tiempo, y escuchaba los reconocimientos de mis maestros y compañeros de clase por mis bien elaboradas “obras de arte”. Recuerdo con especial cariño mi primer concurso, en el que me tocó  dibujar a Nuestra Señora de Lourdes, la patrona del Colegio donde estudiaba y que lleva el mismo nombre. Siempre me sentía atraído por esa imponente figura a la entrada del Colegio, de aquella Señora vestida de blanco, frente a una niña que contaba Avemarías con mirada fija hacia el cielo. Ese fue el primer dibujo que me apasionó hacer y que mereció el primer lugar de aquel concurso.

Con el pasar del tiempo, fui creciendo entre las corrientes de la sociedad y mi familia, que indicaban de manera irremediable, que debía vestir saco y corbata para tener dinero y ser feliz.

Por varios años trabajé en oficinas administrativas, atendiendo clientes y ahorrando todo el dinero que pudiera para seguir estudiando, hasta que un día, por una rara casualidad, llegó a mis manos una cámara de la cual quise sacar algo de provecho por los resultados visuales que podías obtener. Mi primer taller de fotografía, con el maestro Kike Calvo, reconocido fotógrafo de National Geographic, me llevó a tener contacto con la pintura.

Recuerdo su taller en el Museo de Arte Contemporáneo, un lugar solitario, cargado de numerosas piezas con extraordinario valor. El nos hablaba de contar historias con la cámara y yo estaba fascinado escuchando sus experiencias rodeado de exquisitas pinturas.

Terminó el taller y me acerqué a hacer el pago, cuando la chica que recibía el dinero me preguntó si me interesaba la pintura. Respondí que me gustaba dibujar solamente, pero nunca había tomado un pincel o utilizado pintura, mas que para cubrir con latex de colores las paredes de mi casa a finales de año como mucha gente acostumbra.

Al final decidí entrar al curso y cuando terminé mi primera pintura, se abrieron mis ojos y me dije: Qué he estado haciendo todo este tiempo? Por qué he dejado que esto pase desapercibido frente a mi? Y después de varios días de cuestionamiento, lamento y choques creativos frente al mar (a dónde me gusta ir a pensar), empecé a armar este rompecabezas que tenía piezas regadas entre mi pasado y mi presente.

A pesar de que había pasado mucho tiempo y voces extrañas me decían que ya era demasiado tarde para esto, opté por callar todas esas voces por un momento y escuché lo que decía mi corazón.  En ese instante, comenzaron a fluir cientos de ideas, compraba libros, anotaba en todas partes, rayaba mis cuadernos y empezó a crecer una ilusión, un sueño que hoy día ya esta dando sus primeros pasos: Nos gusta el Mar.

Mi manera de pensar cambió y entendí que todos los sucesos en mi vida, me prepararon para defenderme ante los retos cotidianos, para finalmene dedicarle tiempo a mi crecimiento y desarrollo artístico;  dedicarle tiempo a lo que amo hacer.  Ahora luchaba contra el tiempo, aquel me que me entretuvo por varios años con las luces de la vida nocturna. Quería tener todo ya! Iba a talleres de arte, empecé a estudiar diseño gráfico, pintaba, dibujaba y me ocupaba en cuanta actividad tuviera contacto con el arte hasta que…me di cuenta que tenía que darle tiempo al tiempo, y tiempo a mi mismo para redescubrirme como artista.

Es un proceso largo, pero es necesario atravesar por él, viviendo los éxitos y los errores, aprendiendo de ellos y aceptándolos humildemente como parte de ese proceso creativo, que me permitirá hacer mejores trabajos. Esto es lo que finalmente he comprendido y estoy permitiendo que suceda en el tiempo que tiene que suceder, pero teniendo siempre como guía lo que me dice el corazón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s