Despacio y con buena letra.

Esta historia podría ser una de esas canciones que habla de una experiencia amorosa que tuviste, y que luego se convirtió en “hit musical” porque mucha gente se identificó con ella.  Aunque mi caso no es una historia de amor, si es una experiencia de la cual aprendí un par de cosas que vale la pena compartir.

Me contactó un cliente interesado en mi trabajo y me pidió una pieza para un logotipo. Lo primero que pensé fue llegar a esa idea que llenara las expectativas de ambos, para entonces comenzar a trabajar.

Luego de algunas conversaciones y en medio de cierta efervescencia por aquel diseño que a ambos nos tenía muy contentos, establecimos un precio y un tiempo de entrega. Después de varias pruebas, llegamos a un diseño con el que el cliente y yo estábamos satisfechos, sin embargo al momento de llegar al pago y la entrega, tuvimos  algo de ” fuerte oleaje” que no nos permitió avanzar.

El diseño tendría un uso limitado para lo cual era necesario confeccionar un documento “legal” (esa palabra me preocupó un poco, tengo que confesar) que delineara esos límites. Al entender la complejidad que esto representaba y el costo adicional que tendría, pude ver claramente dos cosas importantes: El precio que le había dado a la pieza, era menor al valor que tenía y las condiciones del acuerdo, no estuvieron claras desde el inicio.

A pesar de que el final fue inesperado, me llevo una bitácora llena de aprendizajes que ahora están trazando una nueva ruta en mi travesía por los océanos del arte y el diseño.

Lo primero, es saber y sentirte muy seguro, del valor que tiene el trabajo que estas haciendo. No se trata de darle un buen precio a una pieza para que alguien la compre, sino de darle a una pieza el valor que merece y que alguien este dispuesto a pagar por ella (no es nada fácil, lo sé! pero es el punto de partida).

Ser lo más transparente posible y aclarar cualquier duda, por simple que parezca, te llevará a un final feliz. Estarás bajo presión y el tiempo siempre será tu enemigo porque tienes que cumplir con un plazo de entrega, pero también es importante ir despacio y con buena letra en el acuerdo que se vaya a cerrar. Esto definitivamente te permitirá trabajar con muchísima libertad y te ayudará a cumplir con las expectativas.

Hay temas en los que no somos expertos, como los de propiedad intelectual y de derecho de autor o los temas financieros y de estructuras de costo/precio. Este mundo tiene un sin fin de posibilidades y es IMPORTANTE que te involucres en el proceso, que sumes más literatura sobre estos temas a tu conocimiento y que te asesores con gente conocedora del tema, como en mi caso lo fue con AROC y SalesFlow Online.

Finalmente aprender de estas experiencias para hacerlo mejor la próxima vez, y entender que estos temas tan complejos que viven alrededor de tus sueños, no les recortarán las alas a tu imaginación; por el contrario, harán volar más alto tus ideas.

E.C.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s