La hoja donde se escriben las cosas que se van a hacer.

Mejor conocido como itinerario o para los más cosmopilitas como el “To-Do List”, es una herramienta tan básica como un abaco, pero tan complicada como una novia el día de su boda.

Llegado el tiempo de tomar unas merecidas vacaciones, preparaba dentro de mi cabeza las diferentes actividades que quería hacer y más o menos el tiempo que iba a dedicar a cada una. Empecé por pensar en arreglar aquellas paredes e instalar unos tableros, comprar unos bancos de madera para darle otro aspecto a mi espacio, ir al médico, visitar al dentista, renovar los atuendos, pintar paredes, ir al museo, visitar a mis padres, pintar las paredes, viajar, regresar…no! espera tienes clases y no puedes viajar…ah también tienes exposición en agosto, como vas? Y tu sobrina, no piensas pasar tiempo con ella? Qué paso con tus amigos que dijiste que verías? Ah y recuerda, mañana vas a la obra de teatro que tuviste que cambiar de día porque olvidaste una cita previa que coincidió y ya no pudiste cambiar! Mencioné pintar las paredes?

Como ven, a este punto, ya me sentía como la novia complicada el día de su boda.

Antes de entrar en pánico y trasladar mi mente a ese último día antes de regresar al trabajo, dándome cuenta que no había hecho nada; pronuncié la palabra mágica: CALENDARIZAR!

Aún en el tiempo libre, es importante hacer esto, para poder distribuir los días entre las cosas que te dan placer y esos proyectos personales que quieres seguir desarrollando.

Algunos usan la agenda electrónica, otros su agenda física que llevan siempre consigo. Otros usan sus tableros gigantes o calendarios de escritorio; yo opté por tomar una hoja blanca grande y detallar mis actividades por día si horarios específicos, solo en un orden lógico y en espacios de tiempo más generales como mañana, tarde o noche. Aquellas cosas mas puntuales como una cita médica, una llamada telefónica o reunión con alguien en especial, están anotadas con su hora exacta y su reminder 2 horas antes del evento para no pasarlo por alto en la agenda de mi móvil.

Al final, puede parecer obsesivo-controlador agendar algo como: ir al cine en la noche, pero depende de qué nivel de importancia le querramos dar a cada actividad.

Es cierto que estás de vacaciones, pero para aquellos que dedicamos nuestro tiempo libre en proyectos personales, es vital ser disciplinados y tener una agenda, donde ir al spa y diseñar como freelance, sean actividades que puedan convivir juntas.

Mi calendario ya está listo. Que empiecen las vacaciones!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s