Alta y baja, así es la marea.

Sentado debajo de un ranchito, frente a la hermosa playa La Barqueta, Chiriquí, tierra donde crecio mi padre, hice un rápido recorrido en mi mente, de todo lo acontecido durante el 2014.

En medio de ese recorrido, encontré momentos de mucha lucidez, y momentos oscuros. Estuve en cimas altas disfrutando de los triunfos alcanzados con mucho esfuerzo, así como estuve recogiendo pedazos de cosas rotas, reponiéndome de perdidas irreparables que marcaron mi vida; y encontrando un balance entre mi vida profesional, personal y espiritual, que en un momento critico, cuestiono incluso la razón de mi proyecto.

A pesar de estos altibajos, me siento muy agradecido con esos momentos de oscuridad y de duda, porque a partir de esas experiencias, pude poner realmente a prueba la autenticidad de mi sueño, cuanto estaba dispuesto a entregar para mantenerlo vivo y cuan dispuesto estaba a los cambios.

Nos gusta el Mar, es el producto de sueños, puramente concebidos desde la necesidad de expresar visualmente, mi amor por el mar, por cuanto nos da y cuanto nos puede enseñar. Al iniciar este recorrido, de la mano de mis amadas sirenas, quise seguir explorando las profundidades de mi ser creativo y encontré todo un mundo de aventuras, que con la ayuda de grandes amigos artistas, colaboradores y profesionales que creen en mi trabajo, me ayudaron a lograr que este proyecto, se convirtiera en una estrella notable en el firmamento en poco tiempo.

Inicié este ano como muchos, experimentando y creando pequeñas piezas en edición limitada, como los totebags y los calendarios 2014, que dieron muchísimo fruto a pesar de que su circulación fue pequeña. Aprendí muchísimo al trabajar con otra persona; las reuniones por las noches hasta muy tarde, la selección de ilustraciones y escritos, las pruebas con la imprenta y la distrubición. Fue una increíble aventura que quiero repetir.

Un proyecto que marcó el inicio de una imagen mas profesional, me enseño que un trabajo artístico, no tiene porque devaluarse, por el hecho de ser principiante en el marco de los negocios. Entrar por primera vez en contacto con el aspecto legal de los derechos de propiedad de una pieza artística, definitivamente marcó un nuevo capítulo en este recorrido.

Mi encuentro con una gran profesional en el mundo del emprendimiento (Itzel/Salesflow) me abrió el camino hacia una faceta que no crei poder hacer posible cuando tuve mi primera cita con ella. Hoy esto agradecido por su apoyo y consejo. Desde ese momento en adelante, he seguido recibiendo halagos de mis clientes, con quienes he hecho amistad en su mayoría y han reconocido el profesionalismo con el que he presentado mi trabajo.

Participar de un Festival de Arte, fue una experiencia tremenda para mí. Descarga de Artes Visuales, fue sin duda uno de los acontecimientos más importantes en los que participe este año, donde pude conectar con otros artistas y soñadores que también emprenden como yo, y no necesitan hacer alarde de su gran talento, para hacerse notar ante los espectadores. Angie y Sofy de El Atelier, me abrieron las puertas desde el día 1 y les estoy inmensamente agradecido por dejarme pintar en su taller sin cobrarme ni un solo centavo, y permitirme aportar a este evento, que con toda seguridad, continuará dando muchos frutos.

El proyecto Moringa, es una experiencia que no puedo dejar de mencionar, ya que en compañía de dos diseñadoras a quien admiro mucho (Sheena/Motif Patters y Diana/La Madriguera del Topo) logré explorar otras facetas de mi creatividad, demostrando, que no sólo sobre las aguas del mar, el Capitán puede tomar mando del barco. Gracias, infinitas gracias AMIGAS por compartirme su conocimiento y permitirme formar parte de este Team Creativo.

Y como se mezcla el Mar con un Art-Concept Store? Esto fue lo que aprendí con el Supermini Diablo Rosso, exclusiva tienda de souveniers y piezas de arte, quienes me dieron la oportunidad de ofrecer varias de mis piezas, que para mi sorpresa, hasta reconocidas personalidades de los medios, fueron a adquirir.

Finalmente, cuando pensaba que había logrado lo suficiente por este año y estaba listo para iniciar otra etapa de proyectos, aparecen Mike y Janel, dos amigos que conocí hace varios años en la hermosa Playa Cambutal, de la que soy eterno enamorado. Sansara Resort, su actual proyecto, le abrió las puertas al Capitán y le permitió fluir. El reto de este proyecto, fue ir más allá de una pintura o el arte en una taza. Este proyecto significo formar parte de una familia y sentir reconocimiento como talento panameño.

Estos breves párrafos, son apenas una ráfaga de todas las luces que vi este año, y aún hay mucho mas que hacer. El 2015 no trae una lista de propósitos, trae ya muchos planes que están en marcha y prometen seguir contagiando con buenos trazos y originales ideas.

Mantente fiel a tus sueños y lucha por hacerlos realidad.

Feliz Año 2015!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s