#InstaDisyuntiva

Hace un par de días, estuve escuchando un podcast (por primera vez) sobre emprendimientos y entre tantos que escuche, con y sin sentido, me detuve en una entrevista a una chica que inicio un blog para compartir datos interesantes sobre sus experiencias de marketing en las redes. Entre a su blog (vilmanunez.com) y quede impresionado con cuanto había en este sitio.

Entre muchas de las cosas que vi, encontré este libro llamado Triunfagram. Primero divertido el nombre, pero muy acertado con su temática, que es algo así como Uso de Instagram para Dummies. El libro es bastante práctico y detallado con los conceptos, por lo que recomiendo su lectura a aquellos que emprenden y quieren llevar su marca a un próximo nivel a través del marketing digital.

Ya habiendo leído un par de páginas, el libro me sugería algunos ejercicios prácticos, que hasta el momento han funcionado. Fue apenas una probada y como resultó bastante bien, voy ahora por el plato fuerte.

Cuando me acercaba a la parte de las métricas (aburrida necesidad), tuve una mejor visibilidad del potencial que tiene esta herramienta, pero también me hizo pensar un poco con qué fin estaba utilizándola. Si bien funciona para compartir mi trabajo y “vender” este preciado intangible que es “la creatividad”, también es una herramienta que me permite estar en contacto con los seguidores que comparten los mismos gustos y con quienes también tengo un compromiso de “no defraudarlos”.

Ese “no defraudarlos” significa para mí, mantenerme fiel a lo que hago y digo, el seguimiento que le doy a los compromisos y a la disposición de compartir el proceso creativo, que poco a poco me transforma como artista. Ahora bien, entro en una pequeña disyuntiva de si debo publicar algo con un elaborado cronograma de contenidos, o si debo publicar según la creatividad vaya fluyendo. Cualquiera de las dos es válida, pero cada una te llevara por diferentes caminos que uno elige.

En lo personal, yo he decidido mezclar ambos. El contenido debe ser para mí puro y sincero. Siento que si lo elaboro demasiado, perderá la esencia de lo que realmente quiero transmitir, perderá espontaneidad. Pero saber cuál es el mejor horario para publicar o compartir ese momento de espontaneidad acompañado de un par de hashtags, es la fórmula que funciona para mí.

Sucede igual con este blog. Hoy día es un espacio donde puedo compartir mis experiencias desde un “grafico punto de vista” y hablar de cómo el arte y el diseño influyen en la cotidianidad de una persona. Tal vez el blog ahora no vende ni un maní, pero tal vez en el futuro se convierta en alguna referencia para alguien que emprenda igual que yo. Por ahora, vivamos el momento y sigamos compartiendo buenos trazos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s