Esta rutina no aplica

Esta semana empezó agitada; trabajos de clientes en marcha, consultorías con mis asesores legales y financieros, clases de diseño 4 veces seguidas, diligencias y otros menesteres de la vida normal…vaya! Lo que es cierto es que en medio de tanto revuelo, no puede faltar una llamada a mis padres, a quienes no les importa que tan grandecito estoy, demandan de mi un reporte de lo que sucede con la “extraña” vida de emprendedor que elegí, que para rematar, es de ilustrador!

Ocurrió entonces que la administración del tiempo fue vital para no perder la calma, pero también un nuevo aprendizaje con respecto a la forma en que estaba utilizando ese tiempo. Regularmente la jornada empieza con un café, pongo algo de música y me siento en el escritorio a trabajar, hago una pausa para almorzar y sigo trabajando hasta que llega la hora de ir a clases.

Suena como un buen plan, salvo que esta rutina (las rutinas no son malas, solo que no aplican en todos los casos) mata la creatividad. Me di cuenta de esto, cuando trataba de diagramar un logo para una cliente y me costaba muchísimo aterrizar una idea. Es normal y parte del proceso llegar al bloqueo creativo; es como en las matemáticas, cuando más perdido sientes que estás y cuanto más complicado se vuelve, significa que estás más cerca de la respuesta, pero en mi caso, sentía que algo más no me dejaba avanzar. Ahí fue donde me dí cuenta que necesitaba escuchar música diferente.

Durante los momentos que estuve con otras personas, haciendo alguna diligencia o reuniéndome con algún amigo, algo de magia estaba fluyendo…las ideas tomaban otro aspecto e incluso nacían nuevas ideas. Entonces fue cuando supe, que debía incluir más momentos como este en mi rutina y no sólo para cambiar de música o ambiente, sino para rodearme de gente con distintos puntos de vista o solamente observar que hacen cuando compran un café.

Pues este asunto ya tiene nombre y se llama “coworking” que es aquel éxtasis, donde las ideas fluyen cuando las compartes con otras personas, que puede que no tengan relación alguna con lo que haces, pero justamente son las que pueden aportar buenas ideas a tus proyectos. Para mí, el coworking es uno de esos elementos que complementa esa búsqueda, pero también lo es caminar por el Parque o irme a tomar un café a lugares que no frecuente.

Aquí también es importante tomar en cuenta, que rodearse de gente “positiva” tiene una importante influencia en lo que haces. A ver, hacer esto a veces no resulta tán fácil para algunos (como yo) pero que resultado obtendrías de: lugares con buena vibra + gente positiva + tus ideas…¿Ya se imaginan la respuesta verdad?

Hoy toca salir, así que me permitiré en la mayor medida posible, estos intercambios con el mundo para balancear mis días de trabajo y tal como dice Eike Konig, un divertidísimo diseñador gráfico al que tuve el placer de escuchar en el FID6 de Costa Rica: “Life is not a f#$%ng mission” eso quiere decir, que la vida, incluido el trabajo, debe ser divertido.

Agendemos entonces más días de estos a la rutina, ah! y no tienes que ser independiente para hacerlo, esto sí aplica en todos los casos.

Ahoy!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s