Emprendí finalmente el viaje que tenía pendiente a casa de mis padres en Chiriquí. Celebraría el Día del Padre junto a ellos y el alejamiento era propicio para revisar lo hecho hasta el momento y lo pendiente por hacer.

El lugar donde viven mis padres es particularmente especial por su vegetación alrededor y por su dificultad para conseguir señal telefónica. Esto me permitió pasar largos ratos conversando con ellos y también dibujando en la libreta. Siempre es especial estar con ellos, preparar tortillas de maíz con raspadura y desayunar con huevos de gallina de patio, libres de hormonas junto a un café bien caliente.

Pasamos un Día del Padre genial, pero no sólo esa era la misión de aquel largo viaje; también lo era revisar las tareas de los primeros 6 meses. Tomé entonces mi pequeña libreta, un lápiz y un borrador, y me fui a Boquete. Al llegar, empecé a buscar referencias en foursquare y los comentarios me llevaron hasta el Mirador El Parador. El lugar era perfecto!

Lo primero que hice fue resumir las cosas buenas que habían sucedido, con la idea de mantener dentro de los planes de acción dichas iniciativas, y después listar aquellas cosas que no me ayudaron mucho a lograr las metas esperadas. Esta parte fue difícil porque significaba aceptar con toda sinceridad, lo que estaba saliendo mal.

Días antes de hacer el viaje, estaba escuchando un audio libro que hablaba de todo este asunto de hacerse publicidad, que me pareció muy interesante y les recomiendo conseguir (Traction, A startup guide to getting Customers). También me quedé enganchado en una lectura de Jessica Abel, una caricaturista que enfrenta las luchas de un artista frente a los negocios y que también recomiendo leer (jessicaabel.com).

Viene a mi mente este reconocido refrán de Picasso: “La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando”. Justo cuando revisaba mi timeline de Instagram y me daba cuenta que era el último día para enviar mi propuesta a la convocatoria de Gama Canvas organizada por Brava Pizza, que dicho sea de paso estaba esperando, me preguntaba como haría para enviar las piezas estando en medio de la nada, sin buena señal y sin mi computadora. Afortunadamente, mi pagina web la mantengo actualizada y pude bajar imágenes de ahí.  Para mi sorpresa, fui seleccionado como uno de los 19 participantes, de 50 propuestas recibidas!

Aquí la lección es mantener la constancia, ser paciente y seguir trabajando. Cuando el trabajo es bueno, se está condenado al éxito, pero este trabajo debe ir acompañado de una actitud emprendedora que permita ver más allá, algo así como cuando Neo veía los números de la Matrix…no solo quedarse en la parte visual; también hay que meterle a la parte estratégica.

Se viene una segunda mitad de año interesante. Por lo pronto, disfrutemos del Gama Canvas y celebremos los pequeños triunfos hasta próximas entradas en el blog.

Ahoy.

Anuncios